¿Por qué te convertiste en vegetariana? y ¿Cómo puedo hacerlo yo también? 

Son dos de las preguntas más frecuentes de mi día a día.

Por eso hoy quiero responderlas de manera simple y honesta.

Convertirse al vegetarianismo es tomar la decisión de no consumir carnes.

En principio, debes saber que no lo hice de la noche a la mañana. Todavía estoy disfrutando del proceso, haciendo algunos cambios, sin presiones, sin apuros, pero con la convicción de que hacerlo es lo correcto.

¿Por qué me hice vegetariana? 

El motivo más importante para mí es la tradición Ahimsa, el principio de la no violencia ante todos los seres vivientes. ¿Si pudieras hacer pequeños cambios en tu vida para evitar el sufrimiento de otros, lo harías? Quiero pensar que la respuesta es «sí»

La otra razón, si bien nos es tan significativa, es muy importante para mi. Evitar el consumo de carnes es uno de mis secretos para mantenerme flexible. En especial el consumo de carnes rojas, que en altas cantidades hace que los músculos sean más densos y fibrosos, limitando su elasticidad, aumentando el riesgo a enfermedades cardíacas y muerte súbita.

Si quieres ser más flexible y tener un corazón saludable, el vegetarianismo y la práctica son la respuesta.

¿Cómo puedo hacerlo yo también?  

No creo que haya un camino perfecto, cada quien transita el suyo, así que me limitaré a darte algunos consejos que me acompañaron estos años:

  • Date el permiso de ir a tu ritmo, al final el cambio de vida es para que estés feliz.

Nada es absoluto, ni si quiera el vegetarianismo. Si quieres hacerlo lo harás desde el amor, sino, pues volverás a lo que sea que te haga sentir bien. No te des golpes de pecho, cuando estés listo para hacer el cambio, lo harás. 

  • Empieza con un día a la semana sin comer carne.

A medida que tu cuerpo y tu mente se van adaptando al cambio aumenta tus «meatless days» hasta que simplemente no te haga falta la comerla.

  • Sustituye la carne por alimentos que te permitan obtener la misma cantidad de nutrientes, o más. 

Este es uno de los consejos más importantes. Busca alimentos ricos en proteínas, además de hacerte sentir satisfecho te darán el equilibrio que necesitas para tener una dieta saludable.

  • Busca recetas deliciosas e inspírate.

Date la oportunidad de maravillarte con deliciosos vegetales, granos y frutas. Hay un millón de opciones para seguir comiendo delicioso pero libre de culpa. En la mayoría de los restaurantes hay una opción vegetariana y cada día hay más productos orgánicos  que pueden sustituir el consumo de carnes.

Si alguno de estos consejos falla, recuerda que todo lo que haces con amor no requiere sacrificio.

Vuélvete vegetariano, a tu ritmo.

Si están listo para comenzar el cambio, déja un comentario y empezaré a compartir algunas de mis recetas favoritas.