ES UN NIÑO!

Déjenme contarles que (a pesar de que no creía en eso) siempre sentí que era varón.

No tuve preferencia ni expectativas, simplemente desde el día uno hablaba del bebé como si supiera que iba a ser niño.

Lo cierto es que no tardamos mucho en saberlo.

En la visita de la semana 12, tan extrovertido como sus padres, reveló, sin mucha vergüenza, su género y la doctora no tuvo que decirlo, lo vi en el ultrasonido y le dije: “Ay mire es varón” (las tres piernitas eran evidentes)

Nos emocionamos muchísimo y creo que la expresión de Andrés la tendré grabada en mi memoria por el resto de la vida.

Sin embargo, incrédula “as shit” (porque es muy pronto y uno se equivoca) decidimos esperar los resultados del examen genético de Cordón de vida Panamá y ahí si!

M A S C U L I N O
S I N 
D U D A.

Ese día, el bebé pasó a ser el mejor amigo de Andrés y su compañero de aventuras.

Ese día encontré al hombre de mi vida.